Como lo escribió Soriano: Arqueros, Ilusionistas y goleadores

Debido a que varios profesionales de River Plate no jugarán por unas semanas, por contagios de Covid 19, podría enfrentar sus compromisos de Copa Libertadores con futbolistas de campo como goleros. Recordamos en esta nota las veces que el arco de Temperley fue ocupado por jugadores de otras posiciones en cancha. Incluso hasta hubo quien salió desde el minuto cero…


Las frases de Osvaldo Soriano siempre describen con exactitud y un dejo de ternura. Como en esta que marca qué es ser arquero de fútbol: “Es como estar delante de una vidriera y tratar de impedir que los forajidos la rompan a hondazos. Al comprender el mundo del arquero supe donde estaba su fragilidad”. Todo esto a cuento del momento insólito que vive River Plate y la posibilidad que debido a los contagios de Covid 19 de varios de sus futbolistas, deba enfrentar algún partido de Copa Libertadores con un jugador de campo como arquero. Pero Temperley también tiene historias de porteros improvisados, claro que por otras circunstancias…

Lo primero que debe decirse es que los datos para este artículo salieron del archivo de Daniel Remolina, del Departamento Histórico y Museo del Club Atlético Temperley, a quien acudimos para estas historias Celestes.
Arquero titular (back central de profesión).

La mayor de todas las curiosidades en este rubro, sin dudas, se dio el 13 de noviembre de 1943 en el 7 a 0 ante Sportivo Acassuso cuando ataja el back central Serafín Villanueva como titular ante las lesiones de Agustin Vacareza y Héctor Staghezza. “Se desconoce porque no atajó Ruben Ferrari, quien era el 3er arquero y sí atajó en el partido siguiente versus Argentino de Quilmes 5 a 2 en la Barranca”, detalla Remolina.

Lo más insólito es que el hecho se repite el 27 de noviembre de ese 1943 en el 3 a 3 ante Central Córdoba cuando nuevamente es arquero titular el back central Villanueva (los últimos 3 partidos del torneo sí los volvió a atajar Ferrari).
Lo concreto es que Serafin Villanueva, back central de inferiores entre 1942 y 1952, jugó 208 partidos: 2 de ellos como arquero. No convirtió goles, recibió 3. Y lo increíble, si es que aún queda lugar para eso, es que Temperley no perdió ninguno de los dos juegos con él en el arco.

¿Me das una mano?
Ya como dato, digamos, algo más habitual hubo varios casos a lo largo de la historia de jugadores de campo que por diversas circunstancias debieron reemplazar al guardavallas. El primero fue un 29 de julio de 1923 versus Sportivo Barracas: Pedro Angellotti salió lesionado y debió reemplazarlo a los 21 minutos Pedro Fernández.

Luego en diciembre de ese 1923 y frente a Nueva Chicago Gregorio Muñoz pasó de arquero a defensor y el back Héctor Durruty fue al arco. ¡Increíble! No había cambios en ese entonces y se prefirió priorizar la última línea para que los delanteros no llegaran a la meta con peligro.

También un 13 de septiembre de 1925 ante Progresistas, Crisanto López dejó el terreno de juego por lesión y en su lugar atajó Pedro Fernández. Y el 18 de diciembre de ese mismo año ante El Porvenir el mismo golero no pudo ingresar en el segundo tiempo y el arco fue ocupado por Alejandro Laurenzano.

Luego en 1947, ingresó Serafín Viillanueva (el héroe de 1943) por Cayetano Frascione ante El Porvenir. Pasaron varios años hasta que en 1972 Juan José López ocupara el lugar de Luis Barbieri.

Héctor Casse fue expulsado en tres oportunidades y en 1980, 1981 y 1985 (ante Estudiantes de Buenos Aires, El Porvenir y Racing de Córdoba) debieron defender la valla Lucio Bustos, Jorge Nogueira y Bernardo Villalba, respectivamente.

Y el último reemplazo se dio en una fecha inolvidable de 1991 cuando se fue a las duchas Sergio Grecco y el arco quedó a cargo de Juan Carlos Verón… y frente a Los Andes.

Cae justa esa frase de Osvaldo Soriano de la genial novela El Ojo de la Patria para este recorrido:” (…) Parado allí, con el corazón apretujado, sin saber lo que haría al volver a la calle, se preguntó quién ocuparía su lugar (…)”.

Federico Gastón Guerra

Comentarios