Elecciones 2021: La paridad de género en el centro de la discusión

A menos de dos meses de las elecciones, previstas para comienzos de febrero, nos proponemos debatir: ¿Cuál es el rol que tienen actualmente las mujeres en el Club Temperley? Conversamos con tres socias e hinchas: Dana Hernández, Camila Payero y Delfina Oviedo, para que nos cuenten mejor cuáles son los deseos, las deudas y las esperanzas.

En un año extremadamente anormal por la pandemia del coronavirus las elecciones para el Club Atlético Temperley debieron esperar . Pese a ser un 2020 atípico, el Área de Género y Diversidades del Gasolero logró que se aprobara el Protocolo para la Prevención e Intervención ante Situaciones de Violencia de Género. Las mujeres comenzaron a estar en el centro de la escena y la paridad de género es el nuevo foco de la discusión.

Si bien nuestro club fue pionero, al ser la primera institución que tuvo una presidenta mujer con Edith Pecorelli al frente, aún parecen una ilusión lejana la paridad de género en la conformación de las listas y la ocupación de cargos importantes son algunas de las deudas pendientes. 

Dana Hernández en 2015 comenzó su trabajo como jefa de prensa en el Celeste, cuando sólo había cuatro clubes de los 30 equipos de Primera División que tenían mujeres a cargo de la comunicación oficial. Actualmente, integra el área de Género y Diversidades y considera que si bien la representación femenina en la Comisión Directiva es “pequeña” y el cargo más alto es una vocalía, confía que el futuro es “prometedor”. “Los cambios que están habiendo en la sociedad por el crecimiento del movimiento feminista y la lucha por la igualdad de derechos van a traducirse y adaptarse a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y los clubes”, se esperanza. 

Sin embargo, Camila Payero, quien practica hockey en Temperley desde muy chica, advierte que “todavía falta muchísimo”. “Veo muy lejano que una mujer pueda tomar el poder y pueda tomar las riendas, y me da mucha tristeza”, lamenta Camila. 

Delfina Oviedo, también jugadora de hockey y militante en la vida social del Gasolero, enfatiza que en Temperley “tenemos muchas socias e hinchas mujeres pero a nivel Comisión Directiva todavía la participación es muy escasa”. Las tres socias coinciden en un punto: exigen que las listas del 2021 cumplan con la incorporación de, al menos, un 20 por ciento de mujeres –tal como lo establece la ley de paridad de género–.

Para Dana, el rol de la mujer «puede verse en otros aspectos como cantidad de mujeres en departamentos y subcomisiones, y empleadas en áreas sensibles o de gran importancia como la coordinación de deportes amateurs, el fútbol profesional y en su momento prensa”

A diferencia de otras instituciones, Temperley ha avanzado al ritmo de los cambios de la época, tanto con la aprobación del protocolo, como con el área de Género que se encuentra institucionalizada desde finales de 2018. Sin embargo, los números no juegan a favor de las mujeres, y la representación no es fidedigna a los deseos, intereses y reclamos que inexorablemente un sector del club tiene.

“Estoy segura que en las elecciones, y en las futuras listas que haya, se va a cumplir el cupo femenino porque es una demanda y una necesidad que ninguna de las agrupaciones podrá desconocer. Es un piso de sólo el 20 por ciento de representación, un número más que accesible para cualquier proyecto mínimamente serio”, manifiesta la ex jefa de prensa. “Las mujeres sin dudas pueden y deben ocupar cargos jerárquicos en pos de seguir construyendo equidad e igualdad. El proceso se irá dando gradualmente con compromiso, seriedad y cooperación de todas las partes”, confía. 

En sintonía Delfina celebra que en el club se hayan empezado a “visibilizar muchas cuestiones y a tomar cartas en el asunto”, pero insiste en que de todas formas las futuras listas deberán cumplir con dicho cupo. «La política institucional debe invitar a que las hinchas se sumen, involucren y comprometan con el club pero sabiendo que se les va a dar un espacio”, señala.

“Me da mucha tristeza porque veo muy lejano que las mujeres puedan tener más poder dentro de la institución. Daría un cambio de perspectiva, y si bien conocemos que Temperley es conocido por su fútbol masculino, se le debería dar más importancia, de la poca que se le da, a los deportes femeninos dentro del club ¿Qué pasa con los deportes de las mujeres? No se nos da importancia y me parece que es algo que tiene que cambiar”, reclama Camila.

La mirada está puesta en lo que falta. De todas maneras las socias reconocen que en el Celeste se están dando avances fundamentales. Un nuevo 25 de noviembre nos invita a reflexionar para seguir avanzando hacia un Club Atlético Temperley que aborde las discusiones pertinentes para tornarse una institución cada día más igualitaria e inclusiva.

Dolores San Pelegrini

Comentarios