Di Bastiano: «Hice el gol, ascendimos y me fui al vestuario a llorar con mi papá»

Rubén Di Bastiano charló con El show de Temperley tras cumplirse 46 años de su gol a Unión de Santa Fe, en Junín, que decretó el primer ascenso del Gasolero a la máxima categoría. «Iturrieta no quería que yo pateara los tiros libres, pero mis compañeros me lo pidieron y me tocó definirlo a mi», recordó «El Nene».

«Me contaron de aquél tren que fue a Junín», reza la canción de El show de Temperley. Y tras cumplirse un nuevo aniversario de la gesta de los héroes de 1974, no podíamos no intentar tener al gran protagonista de esa gran jornada en el Estadio Eva Perón, en Junín, donde Temperley escribió una de las páginas más gloriosas de su historia consiguiendo ese 1-1 ante Unión que le permitió tocar el cielo con las manos por primera vez.

«Se cumple otro año más del ascenso… nos volvemos cada vez más viejos. En el momento que hago el gol, lo primero que pensé fue en la gente de Temperley que hizo tanto sacrificio», comenzó Di Bastiano en diálogo con AM 1520 La Voz del Sur. Y recordó cómo vivió esos instantes tan especiales, después de ese tremendo zapatazo que fue la llave para poner al barrio en Primera División. «Me acuerdo que terminó el partido, me fui rápido al vestuario y me puse a llorar con mi papá. Lo vuelvo a visualizar y me emociono», comentó.

Di Bastiano confesó que «si no fuera por uno de mis compañeros que me dijo, andá Nene y patealo vos… creo que fue Magalhaes; quizá no hubieramos ascendido». «Yo no tenía que haber pateado ese tiro libre, pero me la tocaron y definí yo. No tenía buena relación con Iturrieta, es más hizo sacar una bandera que decía «Di Bastiano corazón», a lo mejor quería ser el ídolo él», reveló el ex Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Además, recordó el homenaje que el Departamento Histórico y Museo del Club Atlético Temperley le realizó a esos campeones el año pasado en Junín.
«Me costó subir la escalera. Me querían hacer patear otra vez y era imposible para mí», comentó con humor.

Ese día, el Celeste se alistó con Néstor Hernandorena; Rubén Di Bastiano, Ricardo Salvador, Carlos Raúl Panizzo, Horacio Agostinelli; Horacio Magalhaes, Juan Carlos Veiga, Mariano Biondi; Horacio Corbalán, Pedro Vicente Patti y Juan Domingo Fierro. Además, estaba en las filas de esa escuadra un tal Alejo Escos.

«No éramos un equipo de estrellas, no había figuras, todos luchábamos por lo mismo. Nunca tuvimos problemas. Solamente peleábamos por ganar», recordó. Y agregó: «Después del partido nos llevaron directamente a la concentración y a las 2 de la mañana nos llevaron para el club donde nos esperaba toda la gente. Hicimos una fiesta tremenda».

Actualmente, el «Nene» está jubilado pero confiesa que tiene «un taxi hace 40 años». «Tengo muchas anécdotas con hinchas de Temperley o Gimnasia que se subían a mi taxi y charlábamos de fútbol, pero actualmente estoy en casa y mi familia no me deja salir para cuidarme, por la pandemia. Ahora juego un poco con mi nieto», contó.

Para Di Bastiano «es muy lindo que el hincha se acuerde, que esta fecha siga siendo celebrada por todos los celestes». Y agregó: «Temperley es mi segunda casa, es el más grande del sur». Una verdadera gloria de nuestra institución. Y otro lujo que nos dimos en el SDT.

Producción: Federico Guerra // Pepe Tricanico // Lía Rubido

Foto: Archivo de Patricio Rossney, del Departamento Histórico y Museo del Club Atlético Temperley.

Comentarios