Temperley batió a la crema y sueña con algo bien dulce…

El Gasolero venció 2-1 a Atlético Rafaela con doblete de Pablo Magnin, llegó a 30 puntos, se metió en el pelotón del Reducido y sueña con el postre mayor: conseguir el ansiado regreso a Primera. Matias Quiroga había marcado el empate parcial para «La Crema» que, con 25, quedó con un pie fuera de la zona de definiciones.

«Hay que tener paciencia y ser constante, pero cuando se consigue el punto justo no hay crema que se resista a un buen paladar», dicen los manuales de cocina. Y Temperley siguió los consejos en la tarde noche de sábado en el Beranger: fue de menor a mayor, supo aguantar los embates del buen equipo de Llop (nuevamente, Campodonico mostró toda su jerarquía) y después lastimó.

Había aparecido (por momentos) ese circuito que tanto pregona Aldirico con Di Lorenzo-Brum-Cerutti y Mancinelli como punto más fuerte, aunque no tuvo correlato por la banda izquierda con un Reinhart que estuvo lejos de su mejor nivel. Magnin, a fuerza de movilidad, también permitía desacomodar a los grandotes Rafaelinos.

Sin embargo, la ventaja llegó recién a los 4′ del segundo tiempo cuando el ‘Pelado’ Rodriguez falló en el cálculo y Magnin no perdonó: le ganó la espalda, se metió en el área y definió cruzado para hacer delirar al Teatro de Turdera.

Llop movió fichas rápido e hizo ingresar al ‘Obelisco’ Matias Quiroga, el experimentado goleador de 1.92 metro que en una de las primeras que tocó aprovechó una serie de rebotes en el área chica y la empujó con destino de red para silenciar momentáneamente al Beranger con el 1-1 parcial.

Pero el Celeste no iba a rendirse. Fue por el triunfo. Brum y Di Lorenzo empujaron con su entrega. Y el Cele encontró el centro salvador de Mancinelli para que Magnin apareciera en el área chica para meterse dentro del arco casi con pelota y todo, como para que no queden dudas. Magnin lo hizo otra vez, marcando su sexto gol Gasolero y volviendo al nivel que había mostrado en Instituto en 2015.

Temperley se abraza a la receta más dulce: la de clasificar y pelear por un ascenso, por la vuelta a Primera. Ya batió La Crema, ahora tocará ir por las frutillas al Gallardón para seguir haciendo grande la ilusión de toda la Patria Gasolera.

Comentarios