Lo dejó con la Bocca abierta…

Con gol de penal de Mauro Guevgeozian a los 48 del segundo tiempo Temperley se trajo tres puntos muy valiosos para confirmar su buen momento y acercarse a la pelea por un lugar en el reducido. El árbitro Bruno Bocca tuvo decisiones importantes en el último minuto de juego: anuló un gol a Brown por offside y cobró bien la mano de Bogino que permitió el triunfo tras casi 15 años en Adrogué.

Varios años pasaron desde ese último triunfo por 3 a 1 allí por el 2003, para llegar a este encuentro donde se enfrentaban dos equipos que tenían un solo objetivo: ganar y no perderle pisada a los de arriba por un lugar en el reducido. Al minuto de juego el primero que intento fue Brown, desborde de Benegas centro por lo bajo que no pudieron conectar Campana ni Stegman.

Después de ese sofocón, el Gasolero intentó acercarse al arco defendido por Martín Ríos, pelotazos a las espaldas de los defensores para que Pablo Magnin, de un correcto partido, luchara contra los centrales del Tricolor. Así fue promediando los 15 minutos de la primera mitad que Magnin recibió un pelotazo de González, le ganó a su marcador pero el disparo salió recto a las manos del arquero local.

Trabado, muy luchado y hasta por momentos algo sucio el primer tiempo fue llegando a su fin. Ya en los segundos 45 minutos, la historia fue otra, el local envalentonado fue en busca del triunfo e inquietó bastante a la defensa del conjunto de Aldiríco, pero el arco está seguro, porque Matías Castro sacó todo lo que le tiraron, a los 30ST tuvo una gran reacción ante un remate fuerte que se metía contra su palo derecho.

Y en el final del partido llegó la polémica, pase en profundidad de Olivares para Campana, que define ante la salida de Castro y ponía el 1 a 0 a los 45 del segundo tiempo, pero fue invalidado por offside. La queja no sirvió de nada para el local, porque en la jugada siguiente pelotazo del arquero celeste, se interna Guevgeozian en el área y de manera muy infantil Ortiz puso la mano.

Bronca por el lado del equipo que dirige Pablo Vico y toda su gente presente, que se transformó en furia cuando el armenio/uruguayo Mauro Guevgeozian transformó el penal en gol. Triunfo que al Celeste lo deja a un punto del reducido (Villa Dálmine es el último con 23) y un gran respiro para olvidarse de la zona baja del promedio.  

Facundo Gomez Battista

Comentarios