Interzonal, clásico con Quilmes

Una verdadera final jugará Temperley este domingo a las 17.45 cuando por la fecha 11 (interzonal) se enfrente en un nuevo clásico sureño frente a Quilmes, en un duelo en el que tanto el «Gasolero» y el «Cervecero» necesitan ganar para darle aire al mal momento que los acarrea. Enterate cómo llega el equipo dirigido por Alfredo Grelak.

El «Cervecero» buscará jugar por las espaldas del «Gasolero» tal como lo hizo contra Arsenal la fecha pasada, con los volantes por afuera como Adrián Calello y Federico Andrada (ex River), rápidos a la hora de la transición. Alfredo Grelak, DT de Quilmes y ex jugador de Temperley, no cambia su forma de parar al equipo con el muy conocido 4 4 2, pero ojo tampoco hay que confiarse porque ese 4 4 2 cambia rápidamente a un 4 3 3, subiendo Andrada como un extremo más junto a Mansilla y como punta Rescaldani (ex Velez).

¿Hay puntos flojos para explotar? Si, varios. Desordenado a la hora de la marca, suele acelerarse demasiado en la transición de defensa a ataque y la pierde rápido. El «Chapu» Braña es el único tipo con real jerarquía en un mediocampo dubitativo, largo, que deja mucho espacio entre la defensa y los volantes centrales y que se descuida mucho por las bandas. Tendrá que saber Temperley sacarle rédito a esos problemas con los que convive Quilmes.

Ojo, es un clásico, y todo puede pasar. El «Gasolero» también tendrá que corregir sus errores si quiere salir de la lucha por la zona baja. Quilmes marcha 12do en la zona 1 con 10 puntos, con muchos problemas institucionales. El plantel hace 4 fechas no concentra por falta de pago, tampoco lo harán para este encuentro y según comentaron varios jugadores «los chicos más jóvenes no tenían ni para pagar el alquiler en los últimos días»

En el equipo dirigido por Ivan Delfino volvería a la titular Gastón Aguirre, un símbolo que puede apuntalar desde lo anímico a una defensa que recibió 9 goles en los últimos tres partidos. Hace 5 partidos que Temperley no conoce la victoria y sabe que este duelo es crucial de cara al futuro. El Beranger será una caldera de fieras bramando por una nueva alegría que nos permita escapar de la zona caliente de los promedios. «Un partido de seis puntos», como suelen decir los jugadores. A ganarlo, como sea, pero a sumar gasolero…

Comentarios