qué me van a hablar de Patrón…

Dicen que de Paraná viene mañana un «Patrón» al sur, de los pagos de Uribarri, de una Entre Ríos pujante que anhela tener al rojinegro en Primera para ver al gobernador en la foto del equipo provincial junto a Boca o River….
Dicen que con apellidos de la talla de Matías Quiroga o Esteban Orfano, que con la solvencia de Boggino o la garra charrúa de Brum, se han puesto como objetivo estar en el top 5 a final de la temporada. Pero también dicen por aquellos pagos que este Patrón, que parecía inquebrantable en la previa, perdió la primera batalla ante los Soldados de Rezza, que vio escurrirse entre sus manos un resultado que todavía le duele. Y  dicen que vienen por la revancha, con la sed de vengar aquella caída, con la ambición de ganar para llegar a 18 puntos y superar a Temperley de una vez en la carrera hacia el ascenso. 

Es una final a todo o nada, una batalla que nos puede marcar para qué estamos de aquí en adelante. Y vamos a estar todos, como siempre, con los dientes apretados y la garganta a punto de afonía para darles a los jugadores ese plus que sólo los gasoleros sabemos aportarles a nuestros muchachos en casa. Agarrá ese buzo o esa campera que te trae suerte, aunque haga calorcito; hacé el mismo recorrido que hiciste hacia la cancha cuando le ganamos a Sarmiento, Sportivo, Santamarina o a Independiente Rivadavia… qué me van a venir a hablar de Patrón, viejo!
Si estás lejos poné la misma radio, o la compu o el celu en el mismo lugar… todo sirve para que nos entusiasmemos un poquito más, para que sigamos soñando, para que todos juntos juguemos esta final con este humilde grupo de jugadores que viene de la B Metro, que no tendrán los contratos millonarios de otros clubes del Nacional, que todos creíamos casi muertos tras ese debut fallido en el Ducó, pero que han demostrado tener carácter, huevos, temple y sobre todo muchas ganas de querer seguir haciendo historia…

¡¡Qué me van a hablar de Patrón!! Somos Temperley, somos una familia, somos la locura y la envidia del sur. Y si pudimos salir de una cárcel metropolitana tras 14 años, si sabemos lo que es tocar fondo y levantarse -una y otra vez-, si supimos estar a la altura de los grandes candidatos que cuentan con billeteras, figuritas y todo el favoritismo, con humildad, compañerismo y solidaridad, con cómo no nos vamos a animar a faltarte el respeto a vos, «Patrón». Vení tranquilo, vení con toda tu chapa… que acá miles de obreros, de laburantes que sueñan, de tipos que juntan cada centavo para ir a la cancha y que sueñan con arruinarle los planes a los que imaginan un Top5 digitado con todos los «grandes» del Interior más Huracán, te van a estar esperando para mostrarte cómo pueden hacer latir una cancha, cómo pueden sacudir hasta a las divas del Nacional, cómo querer es poder. Y qué me van a hablar de Patrón, si acá en el sur el único que manda es Temperley viejo. Y esta final la jugamos todos, cada pelota la trabamos entre todos, cada centro lo cabeceamos todos. Dale Patrón, vení que te vamos a mostrar lo que son 12 mil almas juntas palpitando por una utopía que -si creemos, si soñamos, si empujamos todos- puede hacerse realidad. 

Comentarios