Morrone promete derecho de admisión en serie, llama «delincuentes» a quienes piden Asamblea y acusa a la SCO de quedarse con plata. ¿Hasta cuando?

Nota publicada en el «Diario Popula. Para seguir viendo cómo piensa el presidente formal…
La guerra en Temperley ya empezó. Lo que en junio de 2010 parecía el inicio de una etapa de bonanza con la elección de Mauro Morrone por más del 75 por ciento de los votos, hoy dista de ser un cuento de hadas. Porque aunque el presidente del club asegure que sostenga “exactamente el mismo apoyo” que en las elecciones pasadas, un grupo de socios planea pedir en asamblea su destitución. “Los que promueven una asamblea destitutiva ficticia, son los mismos delincuentes con un pasado nefasto en este club que todavía no asumen que la gente nos eligió”, despotricó.
En 15 días, el club instrumentará un derecho de admisión en serie, a todos aquellos que la comisión considere como actores desestabilizadores y no podrán ingresar a las instalaciones por un año, ni a la cancha en los partido de local. “Vamos a publicar el listado completo en todos los diarios”, avisó Morrone.
“Estamos esperando el sorteo para ver donde entra la causa, pero ya denunciamos en los Tribunales de Lomas de Zamora a dirigentes anteriores que no tenían ni una cuenta corriente y vendieron jugadores que no constan en los libros oficiales, ni hay documentación que lo acredite, más allá de algunos papeles. Estos son los mismos y la barra brava quieren echarnos, pero no lo van a lograr. Se van a arrepentir de lo que están haciendo”, descerrajó.
La bomba estalló cuando en junio el último balance fue sometido a su aprobación en la asamblea. Se aprobó la memoria, pero no el otro ítem porque un grupo de socios presentes consideró que no estaban las condiciones dadas. El club consideró entonces que se aprobaría con una comisión mixta y que no llamará a una nueva asamblea -algo que Morrone le ratificó a DIARIO POPULAR-, por eso los socios presentaron a la Dirección de Personas Jurídicas de La Plata el pedido formal para que esto suceda.
En la devolución -”acá no llegó nada de eso”, asegura Morrone-, el organismo instó al club a realizar en esta comisión mixta de siete miembros de la comisión directiva y otro tanto de la asamblea de representantes para confeccionar un balance y someterlo luego en una asamblea. Es en esa ocasión que socios opositores intentarán presentar la moción de destituir al presidente. “Están identificados, el estatuto me habilita a sancionarlos y lo voy a hacer. ¿Quieren la asamblea? Se hace, pero ellos no van a poder entrar. Vamos a ver quien se ríe último: esta gente hace almanaques en nombre del club y embolsa 36 mil pesos que no sé a donde van”, adelantó el mandatario, quien además niega que una asamblea para tratar el presupuesto mute a una en la que se pida la renuncia de la comisión.
Sin embargo, el reglamento por el cual se rige el Gasolero indica que en cualquier asamblea ordinaria o extraordinaria se puede someter a tratamiento cuestiones que no estén en la orden del día, aunque tomará el último lugar de la reunión. Si una moción está sostenida por 10 socios o más, pasa a votación nominal y si consigue más de la mitad de los votos, se concreta. En este caso, si logran la destitución, se forma una comisión interina que llama a elecciones. Acaso por eso, muchas de las agrupaciones opositoras tienen reuniones en la que no ocultan la posibilidad de lograr una unidad.
“El que te dijo eso está equivocado, te mintió. Te repito, acá me quieren hacer un golpe de estado y se van a tener que comer mi mandato hasta 2014, no pienso en renunciar ni en dar un paso al costado. Gané las elecciones con el 80 por ciento de los votos hace menos de dos años”, desafió Morrone, quien considera que en la actualidad cuenta “con el mismo, o más apoyo” que entonces.

Comentarios