Temperley: a 100 años del primer ascenso olvidado a Primera División

Fue el 6 de diciembre de 1922 y jugando, todavía, en la cancha de Villa Turdera. Se logró el objetivo tras una campaña donde ganó todos los encuentros de su zona y por la reorganización de la Asociación Argentina de Foot-Ball.

Por Federico Gastón Guerra

El primer ascenso del Club Atlético Temperley, jugando aún en el campo de Villa Turdera, se concretó el 6 de diciembre de 1922. Hace 100 años el Celeste llegaba a la Primera División del fútbol de la Asociación Argentina de Foot-Ball (AAF) luego de realizar un brillante campeonato en la división Intermedia ganando todos los encuentros de su zona. Obteniendo 28 puntos de 14 partidos y beneficiado por una reorganización de la AAF. Una marca notable y que hoy parece olvidada.

Marcelo Ventieri, integrante del Departamento Histórico y Museo del Club Atlético Temperley, en su libro sobre los orígenes de la institución del Sur recuerda que “el Consejo de la Asociación Argentina en su sesión del 6 de diciembre de 1922 resolvió aprobar un proyecto que permitió el ascenso a Primera División de los equipos ganadores en sus respectivas zonas del campeonato de Intermedia, All Boys, Temperley y Urquiza”.

Fueron de la partida en aquel torneo, en la zona de Temperley, las formaciones de Nacional (segundo de Temperley a 7 puntos), Argentino de Banfield, Adrogué, Argentino de Quilmes, Chacabuco, Wilde y Sportivo Avellaneda.

Ventieri detalla que aquel mercado de pases de 1922 fue con las incorporaciones de El Galgo Natalio Perinetti de Racing Club, Bautista Angiese de Boca Juniors, Roberto Ronconi y Julio Regazzi de Argentino de Banfield. Además de Pedro Raggi y Miguel Chiessa que llegaron de Lanús, Santiago Piazzo que jugó para Argentino de Banfield. Y las bajas del arquero Antonio Guffani quien pasó a Del Plata, y Salvador Medina que hizo lo propio a Sportivo Barracas.

El debut de aquella consagración fue el 21 de mayo de 1922 con una goleada a favor por 5 a 0 a Wilde. Y, según el historiador, la concurrencia era cada vez mayor para ver a ese equipo que perfilaba un ascenso: “(…) crecida concurrencia que bordeaba totalmente la cancha (…)”, destacó el comentario del diario LA UNION tras el triunfo de local 2 a 1 frente a Adrogué. Y frente a Argentino de Banfield, también en Turdera, LA UNIÖN subrayó que hubo “numerosísimo público” para observar la victoria de 3 a 0 a favor del Celeste.

A Argentino de Quilmes la crónica apunta que de visitante y en la Barranca lo doblegó 2 a 1 a pesar que “Salvetti de Temperley marcó un gol con la mano que fue anulado por propia declaración del jugador”. Marcelo Ventieri agrega que “el presidente de Temperley Alfredo Beranger, intercedió en una discusión entre jugadores y directivos del club quilmeño”.

Vale recordar que apenas un año antes, en febrero de 1921, la Asociación Argentina de Foot – Ball aceptó el cambió de nombre de Centenario y habilitó a la entidad para competir como Club Atlético Temperley.

El propio investigador detalla que “tras dos intentos frustrados, el 30 de enero de 1921 el cambio de nombre se hizo realidad, y el 19 de febrero la Asociación Argentina de Foot – Ball (AAF) habilitó a la joven entidad para competir como ‘Club Atlético Temperley’. Alfredo Beranger ya era presidente del Club”.

Lo concreto que aquel ascenso de Temperley a Primera División fue posible por estos jugadores: Arqueros: Podio Angelo – Gregorio Muñoz / Zagueros: Ángel Perri, Luis Otín, Domingo Paglia y Bautista Anglese / Línea Media: Ernesto Sosa, Roberto Di Lorenzo, Antonio Scardini, Enrique Machiavello, Horacio Cervelló, Miguel Chiessa y Julio Regazzi / Delanteros: Natalio Perinetti, Pedro Fernández, Alfredo Salvetti, Ángel Santambroggio, Guillermo Cunningham, Julio Neluzco Perinetti, Pedro D. Raggi, Clmente Laborie y E. Federico.

Hizo un gran torneo en la Primera División de 1923 siendo 11 de 23 equipos. Y en 1924, se lee en el libro Historia del Fútbol Amateur en la Argentina de Jorge Iwanczuk, hizo la mejor campaña de la historia en Primera concluyendo segundo de Boca Juniors (que sólo perdió 1 punto en todo el torneo en el empate frente a Temperley ya jugando ese año en el actual Alfredo Beranger).

Empuje

Épocas de campos de juegos casi sin pasto para jugar al fútbol. Así lo marcaba la revista EMPUJE, órgano oficial de Club Atlético Temperley “En 1920 (…) el campo de Turdera, estaba en malas condiciones. Era casi imposible jugar al fútbol”. Aquella cancha era lindera del Teatro Colón de Villa Turdera.

Luego de un paso por Campo Huergo, en campos donde había viñedos, se establece en Villa Turdera detrás del denominado Teatro Colón de la localidad en la intersección de las hoy calles San Lorenzo y Agüero. El field, era propiedad de la familia Preti, y el alquiler costaba la módica suma de $0,20, es decir, sólo pagaba el gasto del agua.

Vale recordar que los incipientes ruidos de pelota de lo que sería Centenario se daban en un “baldío comprendido entre las calles 25 de Mayo, Brandsen, Pichincha y Suárez, y también se jugaba en el delimitado por las calles Guido, Espora, Liniers y Avellaneda”, precisa Marcelo Ventieri.

Una vez instalado en Villa Turdera las crónicas de época recuerdan que “en 1917 se adquirió una bandera celeste con motivo de la inauguración de la cancha en Turdera y ésta pasó a ser la divisa oficial y definitiva del club; celeste, por el firmamento”. Hasta ese momento jugaba con casaca roja con vivo verdes (homenaje a la comunidad italiana de la zona).

Ventieri indica que “el 13 de abril de 1924 se inauguró el campo de juego del Club Atlético Temperley, en un partido frente a Sportivo Dock Sud, correspondiente a la primera fecha del campeonato superior de la Asociación Argentina de Foot – Ball, en el mismo predio donde hoy está emplazado”.

Comentarios