Romance en Mendoza

Temperley venció 1-0 al Deportivo Maipú con gol del debutante Román Brotzman, que la empujó tras un exquisito tiro libre de Bustos que dió en el ángulo. Al Gasolero no le sobró nada, pero ganó y debutó en el interior con triunfo cosa que no ocurría desde 1964.

En la tierra del sol y el buen vino, el Gasolero no escatimó en entrega y descorchó un triunfo fundamental gracias a la pegada de Santiago Bustos y el oportunismo de Román Brotzman para empujar al gol el rebote del tiro libre que pegó en el ángulo a los 39 minutos del primer tiempo.

Fue la primera situación clara para Temperley. Y la facturó con intereses. El equipo cruzado, en cambio, generó cuatro claras pero careció de jerarquía en la definición. Una de ellas, la de Véliez a los 19′, casi al borde del área chica. Y a los 36′ otra de riesgo fue un remate de Castelli. Temperley tuvo una más: una linda mediavuelta de Contreras a los 46 que se estrelló contra el travesaño.

En el segundo tiempo hubo que sufrir. Maipú fue a la carga más con ímpetu que con ideas pero encontró buenas actuaciones de Papaleo, Gómez y Machuca, así como también de Gaspar Vega para aguantar el resultado.

En un partido donde al Cele le faltó juego, es para destacar la generosidad en la entrega de Baldunciel y también las ganas de Zaragoza, que a los 36 del complemento casi líquida el partido de palomita. botellero tuvo antes el empate con un gol que le anularon a Castelli por off side a los 26.

Temperley aguantó como pudo, con huevos, con entrega, pero lógicamente deberá mejorar para empezar a pisar fuerte en el Nacional. Ganó. Y punto. O, mejor dicho, tres puntos para hacer cumplir aquello de «técnico que debuta, gana» y para que haya «Romance» con la red, que tanto se negaba en el torneo anterior.

Comentarios