Mala cosecha

Temperley se quedó sin nada ante el sojero. Agropecuario aprovechó una primera mitad dónde fue superior y lo ganó 2-0 con goles de Blando y Farias. Al Cele no le alcanzó con la reacción que mostró en el segundo tiempo. A mejorar…

En un partido de un tiempo para cada uno Agropecuario le sacó máximo provecho a su mitad: llegó cinco veces al arco y convirtió dos goles. Esa contundencia, más la solvencia de su tridente defensivo compuesto por los experimentados Parnisari, Rosso y Dematei, explican el 2-0 final aún con un segundo tiempo donde el sojero hizo tiempo y cedió terreno, pelota y se paró con una línea de cinco bien marcada frente a lo que a él Gasolero mostró una buena reacción y tuvo sus situaciones pero a la falta de efectividad se le sumó el buen trabajo del arquero Sand.

Blando y Farias madrugaron a los defensas de Temperley para sacar la ventaja que sería definitiva. El Cele tuvo amor propio para ir a buscar y encontró dinámica con el ingreso del ex Claypole Agustín Campana, que se sumó a las ganas de Baldunciel. Brotzman bailó con la más fea: tuvo que lidiar todo el partido contra un Rosso imparable por arriba y también por abajo.

Dos remates de Campana, dos del «Chucky» y un mano a mano increíble que falló Zaragoza fueron las situaciones del Cele, que le faltó estar más fino para poder descontar y llevar el partido a un dramatismo mayor.

Temperley sigue lejos de encontrar ese buen funcionamiento que pretende el DT Fernando Ruiz. No estuvieron finos ni Vega ni Allione, piezas claves para aspirar a lograrlo, y el debutante Pittinari fue de mayor a menor: arrancó muy bien y se desdibujó tras perder una pelota que terminó en asistencia de Ríos para Blando y el 1-0 inicial.

Mucho para mejorar. Pero es un proceso nuevo, un equipo en formación y una segunda presentación oficial para el Cele que cosechó una de cal en Maipú y una de arena en casa. A dar vuelta la página el próximo domingo de pascuas ante Quilmes, en el Centenario.

Comentarios