Viejos son los Trapos

Temperley tenía una actuación fantasmal ante Platense, perdía 2-0 y jugaba muy mal. Pero entraron Colzera y Figueroa, el Cele descontó, mostró otra imagen y dejó afuera a Trapito Vega de la final. Ahora, a pensar en la reválida.

Al menos una mueca de esperanza generó el segundo tiempo de Temperley, que perdió 2-1 ante Platense y probó variantes de cara a las reválidas por el segundo ascenso.

En el primero, la actuación colectiva del Gasolero había sido penosa: sin ritmo, previsible y lleno de imprecisiones. Mauro Bogado, con un golazo de tiro libre, abrió la cuenta a los 10′ y a los 28′ Tisera marcó el 2-0 parcial tras una buena maniobra colectiva por izquierda que resaltó contra la pasividad de la defensa celeste. Papaleo evitó que el Calamar aumentara más la cuenta salvando dos situaciones más a Lluy y Susvielles.

El segundo tiempo estuvo marcado por los cambios. Perazzo mandó rápido a la cancha al «Turro» Sosa, Figueroa, Ellacopulos y Colzera; en lugar de Contreras, Baldunciel, Marchioni y Alonso. Y cambió la imagen de Temperley. De a poco, se acomodó en la cancha y tuvo más juego.

Papaleo le tapó un nuevo tiro libre a Bogado a los 5′ y al «Calamar» le pasó al revés: se fue desdibujando con las variantes. Luego, a los 20′ llegó el descuento por tiro penal de Colzera (tras falta a Ellacopulos). Y, en el final, casi lo empata Temperley cuando Colzera asistió al «Griego» y De Olivera evitó el 2-2.

Antes, Papaleo le tapó dos tiros: a Curuchet y Salazar. Y a los 34′ otra más a Susvielles. Platense también entró en el nerviosismo lógico que le generaba saber que desde Río IV llegaban los goles del Estudiantes cordobés que superó a Agropecuario por 4-0 y se metió en la final por el primer ascenso.

«Trapito» Vega terminó sin consuelo, como el Calamar que esperará más adelante en las reválidas. Temperley, tiene que apostar todo al «10» que aún sin estar en su mejor campeonato es el más claro de este celeste tan desteñido.

Comentarios