Sin goles a la vista

Temperley y Deportivo Morón empataron 0 a 0 por la sexta fecha de la zona A campeonato y se despidieron de la lucha por el primer ascenso. El funcionamiento mejoró, pero sigue la falta de contundencia en ataque. Ahora, a mejorar pensando en los playoffs.

Temperley dejó pasar la última chance de luchar por el primer puesto. Igualó sin goles ante Morón mostrando una mejor imagen durante más de 60 minutos hasta que llegó el aluvión de cambios que introdujo Perazzo.

El primer tiempo comenzó con dos equipos desorientados y sin generar mucho peligro. Mediante jugadas preparadas en tiros libres, Morón pisó el área de Joaquín Papaleo, pero no lo puso en aprietos. El Gasolero también se animó con algunos centros bien ejecutados por Ariel Cólzera, pero que no encontraron destinatario. Al equipo le faltó ese punch final para cambiar por goles buenas aproximaciones que encontraron siempre bien parado al arquero Salvá.

Sobre el final de los 45 minutos, Temperley se animó y tuvo la más clara. Lucas Baldunciel desbordó por el sector izquierdo, encontró a Vietto quien definió al medio del arco y, tras un desvío en el Nicolás Martínez, Julio Cesar Salvá voló para evitar el primer tanto del partido. Las pinceladas del Chucky fueron lo más destacado ya que el resto del 11 no generó demasiado y falló en los últimos metros.

En la segunda mitad se vio, probablemente, al mejor Temperley en lo que va del campeonato, pero no fue más que un espejismo, ya que a los 20’ esas conexiones de jugadas a dos toques finalizaron y el equipo, sobre todo después de los cambios, volvió a la mezquindad.

Mientras que el reloj seguía apretando, las energías fueron disminuyendo y las chances también. Walter Perazzo recién hizo el primer par de cambios a los 34’ y las variantes de Emiliano Ellacopulos (encima, el DT lo mandó por derecha donde no es el fuerte del ex Aldosivi) y Mauro Molina podrían haber lastimado si ingresaban antes. De hecho, el ex mediocampista de Tigre tuvo la más clara con una media vuelta que mandó al corner Salvá.

La buena noticia del encuentro fue el debut del juvenil Javier Canteros quien firmó su primer contrato hace algunos días.
El equipo otra vez volvió a dejar la sensación de que puede jugar varias horas y no convertir un gol. Mejoró en el medio gracias a Fattori, tambien en el la banda derecha con el tándem Vivas-Contreras pero siguió falto de peso en el área y terminó confundido tras el aluvión de cambios que lo terminaron desordenado y hasta agrandando al rival en el final.

Es el tercer empate de manera consecutiva que deja a Temperley sexto en la tabla. Una nueva ilusión comenzará el miércoles en la Copa Argentina frente a Deportivo Riestra. Luego, a pensar en el reducido tras jugar por el fixture ante Platense. Adiós al primer ascenso de la categoría.

Comentarios