Caniggia: “El campo de juego de Temperley fue de los más difíciles”

En exclusiva, el crack de la Selección Argentina dialogó con El Show de Temperley y recordó su paso por el Alfredo Beranger donde conquistó su primer tanto con la camiseta de River Plate. ¡No te lo pierdas!

Es uno de los jugadores más queridos por los hinchas argentinos por su gran paso por el seleccionado y sobre todo por el inolvidable Mundial de Italia 1990. Claudio Paul Caniggia, «el hijo del Viento», dialogó con el SDT gracias a la gestión de nuestro compañero Julián Capasso.

«¿Fue más difícil eludir Taffarel (en aquel imborrable partido mundialista frente a Brasil) o jugar en el Alfredo Beranger?», fue la pregunta con humor de nuestro colega. Y el «Pájaro» respondió con la misma velocidad característica de sus mejores años. «El campo de juego de Temperley fue uno de los más difíciles y eso que teníamos un gran equipo”, remarcó «Cani».

Caniggia se refiere a su paso por Turdera el 1 de febrero de 1987, la tarde en que River Plate perdía 2 a 0 y con un gol de su autoría -el primero con la camiseta del Millonario- comenzó la remontada. En ese entonces, nadie imaginaba que ese pibe después brillaría en Atalanta, Roma, Benfica, Rangers y Boca Juniors, entre otros.

Aquel juego, finalmente, se lo llevó conjunto de Nuñez por 4 a 2 con dos tantos del rubio que dejó así una huella imborrable para él y para cada hincha de Temperley que aquella jornada disfrutó y sufrió en cada rincón del estadio Gasolero.

“En esos tiempos la pelota no era como ahora que rueda en todos lados, iba a lo saltos y no era sencillo jugar ahí. Además íbamos perdiendo 2 a 0. Después lo dimos vuelta”, recuerda un pícaro Caniggia a quien nuestro amigo periodista y productor de Víctor Hugo Morales. AM 750 y C5N Julián Capasso, le entregó una camiseta para recordar aquella jornada.

El diario Popular, del 2/2/1987. Archivo de Fernando Esteban, del Departamento Histórico y Museo del CAT.

Daniel Remolina, integrante del Departamento Histórico y Museo del Club Atlético Temperley, nos recuerda con precisión que esa tarde del 1 de febrero de 1987 en el Cele “Jorge Cabrera debutó y se transformó en el jugador que en su debut convirtió el gol más rápidamente. Fue al minuto del primer tiempo, y luego Dabrowski pondría el 2 a 0”.

Claro que “el primer tiempo no finalizó de buena forma ya que el ‘querido Juan Bava’ adicionó cinco minutos y Claudio Caniggia descontó (…). El complemento terminó 4 a 2 para River con goles de «Cani», Morresi y Patricio Hernández, de penal”, agrega en «Hasta mis Cenizas Serán Celestes».

Más allá de la anécdota en el Alfredo Beranger, los años lo transformaron en un verdadero símbolo de la Selección Argentina y de nuestro fútbol, por lo que el cariño hacia su figura trasciende cualquier camiseta. ¡Grande Pájaro!

El Cele lo ganaba 2-0, pero Caniggia marcó doblete y fue 4-2 para el Millonario.

Comentarios