La “remera maldita”, el debut de Chucky y lluvia de piedrazos en Puente la Noria

Septiembre de 1998, Temperley pierde 1-0 ante Italiano por la segunda fecha de la recordada temporada 1998/99, todavía con Bidevich como DT. Pero la olvidable tarde dejó lindas anécdotas recopiladas por nuestro amigo Damián Lucero, desde la tribuna. ¡No te las pierdas!  

Todos los viernes iba a jugar al básquet al Club Juventud Obrera, en Turdera, y lo veía ahí –siempre firme- a Cristian Patalagoity, alias El Vasco, quien tenía varios micros escolares y por dos mangos nos llevaba a las diferentes canchas. El tipo iba siempre a tomarse sus buenos vermouth ahí. La consulta era la de siempre: “¿Tenés lugar para llevarme?”, a lo que él me miraba serio y me decía “venite”.

Nos juntábamos con mi amigo Sergio Peveri, siempre un par de horas antes del partido y nos subíamos a su micro. Es más, en esa época, los micros del Vasco llevaban hasta a los jugadores de aquél plantel. Lo que sí, tenía una personalidad especial: era medio ácido, algo retraído…

Este partido, era en cancha de Español –allá en el Bajo Flores- contra Sportivo Italiano. Ya de ida nomás, la cosa no pintaba bien. Al cruzar el Puente La Noria nos cruzamos con un micro de hinchas de Almirante Brown que iba hacia Lomas a jugar con Los Andes, nuestro escolar tenía un cartel bien grande que decía Club Atlético Temperley y cuando nos vieron, nos empezaron a putear de lo lindo….

El equipo lo dirigía Horacio Bidevich, que después de nueve fechas se terminaría yendo y asume el gran Héctor Ostúa. Ese día, debutaron Chucky Orellana, Bazán Vera y Katip. Había bastante gente en el micro: entre ellos dos que después fueron dirigentes: uno era el Kily Prado y el otro un pibe que me dijo: “señor, ¿me saca la entrada?”. Este último era Sergio Gianturco, actual vicepresidente.

La radio pegada al oído nos relataba con pasión y ese sonido tan adictivo que el Cele formaba con Campodónico; Zamuner, Aldirico, Cazajous, Smigiel; Maxi Gómez, De Lucca, Mastronicola, Orellana; Bazán Vera y Katip.

Perdimos 1-0, jugamos muy mal y a la vuelta veníamos con ese clima de si nos íbamos a cruzar con los de Almirante. Y, efectivamente, pasó. Nos estaban esperando sus micros a un costado de Camino Negro, nos tiraron con todo… no sé cómo hizo el Vasco para manejar. Hasta hubo disparos. El micro quedó destruido. Por suerte, lo único que pasó fue un hincha viejito que terminó con una herida en la cabeza, pero pudo ser peor.

Nos tuvimos que bajar del micro, que estaba todo roto y nos encontramos con hinchas de Tigre, que nos recibieron bien y se preocuparon porque vieron que había familias, mujeres y demás, y fueron a buscar a los de Almirante. ¡Nunca sentí tanto miedo al ir a una cancha! Ese día, estrené una uhlsport blanca y nunca más la usé. Fue su debut y despedida. La camiseta maldita, ahí está en mi armario, toda amarillenta y cada vez que la veo me recuerda esta anécdota.

Historia de Damián Lucero / Sergio Péveri

Redacción: Pepe Tricanico

Datos históricos: Gentileza Daniel Remolina, integrante del Departamento Histórico y Museo CAT

Comentarios