Izquierda unida

Temperley venció a Alvarado en Mar del Plata y volvió al triunfo luego de cinco fechas. Los zurdos Emiliano Ellacopulos (37 ST) y Sebastián Prieto (42 ST) marcaron los goles del Cele en «La Feliz».

Había que ganar. Y Temperley ganó. La ciudad Feliz fue el punto de quiebre para un equipo que llegaba al Minella golpeado tras una dura caída en casa frente a Brown de Madryn y tras cinco fechas sin triunfos. Pero no fue fácil la empresa.

El equipo de Perazzo fue de menor a mayor, sufriendo algunas embestidas de Alvarado (sobre todo a través del zurdo Becker) en el primer tiempo y mostrando siempre sus mejores credenciales con las subidas de Seba Prieto y el buen manejo del «Mono» González por izquierda. Temperley volvió a las fuentes siendo un equipo más ordenado, con el trabajo silencioso del tándem Ibañez-Fattori y la solvencia del debutante Machuca, Demartini y «Superman» Crivelli para ahogar cualquier intento del «Torito» marplatense.

Lo mejor del Cele se vio en la segunda mitad, cuando pudo imponer más y mejor su voluntad, supo cortar los circuitos del local y empezar a arrinconar a un Alvarado que promediando el segundo tiempo parecía tirar la toalla. El arquero Bilbao, en varias oportunidades, salvó su arco de buenas definiciones de Messiniti y Baldunciel.

Sin embargo, Alvarado casi factura a los 30ST con un contraataque dónde Becker quedó mano a mano con Crivelli y obligó la aparición del mejor «Superman», que tapó dos veces lo que era el gol del conjunto azul y permitió que Temperley pudiera ir a buscar el triunfo en los minutos restantes.

Perazzo hizo ingresar a Emiliano Ellacopulos por Baldunciel y el «Griego» no defraudó. La gestó con habilidad González del centro hacia la izquierda, abrió con zurda para Prieto y el ex UAI Urquiza metió una asistencia para que el recién ingresado tuviera un romance platónico con la redonda en la primera caricia que le dió en la noche. Destino de red. Golazo. Y delirio de la gente en el sur….

Prieto liquidó el asunto mandando un centro que un defensor del local tocó con la mano. Claro penal sancionado por el referí Andrés Gariano y sobria definición del propio Prieto, para que el «zurdaje» le diera satisfacciones a un equipo que sueña con luchar por el ideal de la vuelta a Primera.

Comentarios