Alfredo Beranger: Gloria y loor

El 29 de marzo se cumplen 97 años del asesinato de este gran dirigente que tuvo el Club Atlético Temperley. Fue en 1923 cuando estaba por cumplir 30 años…

El Alfredo Martín Beranger, un lugar mágico para cada Celeste que se precie de tal. Ahí ocurrieron milagros recientes y de los pretéritos. Para nosotros, a veces, es más que solo “nuestro lugar en el mundo”, es “nuestro mundo”. Nombre y apellido que son nuestro emblema. Él fue un hombre cabal a quien asesinaron el 29 de marzo de 1923.

Los detalles los cuenta Marcelo Ventieri en su blog de historia Gasolera: “Tras un partido victorioso frente al Club Alvear (6 a 1) jugado en Villa Turdera. El Presidente en ejercicio del Club Atlético Temperley y a punto de cumplir 30 años, Pachucho Beranger iniciaba su segundo mandato (…)”.

El periódico Ultima Hora puntualizó el lunes 30 de marzo de 1923 bajo el título a plana completa Asesinato de una personalidad deportiva: “El 29 de marzo a las 21:30 hs. murió asesinado Alfredo M. Beranger, a manos de Joaquin Pujante (50 años), de tres disparos en el pecho, abdomen y región glútea, en la calle Pichincha, entre Guido y Suárez (mano derecha, segunda o tercera casa). Falleció en el acto. Luego, el agresor se trasladó al domicilio de Alejandro Tagliani, momento en el cual fue detenido. El F.C.S. había hecho desalojar a Pujante de una casilla ubicada en terrenos del ferrocarril, por influencia de autoridades del club, según el agresor (…)”.

“Durante su gestión anterior –amplía el artículo de Ventieri–, el club había obtenido la afiliación a la Asociación Argentina de Foot – Ball y comenzó a competir en los campeonatos oficiales de esa liga. Asimismo, logró la cesión de una parte del terreno en el que hoy se levanta la institución. Además de desarrollar su actividad laboral en el Senado de la provincia de Buenos Aires, presidía el subcomité de la Unión Cívica Radical en Temperley.” Cuando jugó el primer torneo amateur, el club comenzó a utilizar los clásicos colores celestes (antes era verdes y rojos bajo el nombre de Centenario).

Proyección Sudamericana

Para entender su dimensión como dirigente hay que decir que fue importante su participación para el Sudamericano de 1921: “El jueves 29 de septiembre (1921) fue el día que casi se suspende el Sudamericano. La jornada comenzó con una recepción oficial en el edificio de Cancillería. (…) Carlos Jaunarena, presidente de Estudiantes de La Plata y delegado de la AAF, concurrió acompañado por Alfredo Beranger, exitoso comerciante y hombre fundamental en la historia del club Atlético Temperley”, afirma el periodista Carlos Aira en su gran libro Héroes de tiento.

Fue el 13 de enero de 1917 cuando Alfredo Beranger es presentado como socio ante la Comisión Directiva del Club. Época en la que todavía se llamaba Club Centenario. En enero de 1922 da avales de caracteres morales y económicos para el alquiler de los terrenos donde actualmente se encuentra el estadio hasta ese momento perteneciente al Ferrocarril del Sud.

Alfredo nació el 29 de noviembre de 1893 en Avellaneda. Su padre, Martín Beranger, era porteño y su madre, Natividad Chapar, uruguaya.  La muerte de este gran dirigente fue un impacto muy fuerte en el mundo del fútbol. Hasta en la Federación Brasileña se le hicieron homenajes.

El sobrino nieto de Alfredo Beranger, Daniel Martini, me contó hace un tiempito que “Alfredo fue, sin dudas, hombre trabajador, apasionado y con una importante personalidad” y agregó que “una deuda pendiente es que, más allá del estadio, no hay ninguna calle ni ningún espacio público que lleve el nombre de Alfredo Beranger con todo lo que esta familia le aportó a Temperley”. Tal vez sea este el momento de saldar la deuda.

Las crónicas de época recordaban que tras su fallecimiento la bandera del club permaneció izada a media asta por un mes y un retrato de Beranger presidió la sala de sesiones de la Comisión Directiva.  Un hombre a quien los Gasoleros le debemos profesar, por siempre, gloria y loor…

Por Federico Gastón Guerra

Comentarios