Álvarez: «El equipo tuvo momentos cercanos al ideal»

Luego del empate 2-2 con Atlético Tucumán, El Show de Temperley dialogó con el director técnico para recuperar lo bueno que por momentos demostró dentro de la cancha. Alvarez se fue del Beranger con «amargura, porque el resultado no reflejó la realidad».

Si no hubiese ocurrido aquel pelotazo del capitán Gastón Aguirre, la conexión de cabeza del uruguayo Mauro Guevgeozián y la repentización del goleador Marcos Figueroa en elminuto 92, quizás estas líneas con las declaraciones del entrenador Gasolero, Gustavo Álvarez, serían otras.

No obstante, en esta ocasión, y lejos de hacer hincapié en el estado físico del plantel, la capacidad técnica y táctica en un nivel global y/o los “fallos” arbitrales, se eligió hacer foco en lo positivo que arrojó lo producido ante el Decano. El DT expresó su opinión en cuanto al rendimiento general de su equipo y mencionó que “Temperley tuvo momentos muy buenos y otros cercanos a lo ideal”.

Esta frase fuera de contexto pareciera demostrar una gran superioridad frente a su rival, sin embargo Álvarez lo fundamentó de la siguiente manera: “Yo llamo juego ideal a presionar y recuperar la pelota lo más rápido posible y lo más lejos de nuestro arco. A partir de ahí hay que tener la posición necesaria para atacar. Y esto fue el reflejo del primer tiempo y sobre todo los primeros minutos del segundo tiempo”.

Clara y lógicamente, su “juego ideal” hace referencia a un estilo que prioriza esencialmente el cuidado del arco propio. En la práctica puede respetarse o no pero es a lo que apunta.También podría tomarse como un argumento de lo dicho anteriormente por Álvarez, su explicación pero posterior expresión al describir la jugada del primer gol: “Salimos jugando de abajo, la pelota pasa por las tres líneas muy prolijas y termina tirando el centro el win izquierdo (Emiliano Ozuna) y haciendo el gol debajo del arco el lateral derecho (Cristian Chimino). Si esto no es fútbol…”. El resultado es el que sentencia lo bueno o lo malo de un partido, pero el DT -despojado del exitismo- dijo que la sensación con la que se quedó es de “amargura” porque el empate «no reflejó la realidad”.

Gustavo Rodríguez / Mauricio Ifrán 

Comentarios